Los hoyos más emblemáticos Marbella

27 enero, 2017 by Esteban0
arc_257751_g.jpg

Marbella es el punto neurálgico de la Costa del Golf, el paraíso de los amantes de este deporte, que son atraídos por el clima cálido, por la calidad del servicio hostelero y gastronómico y por los espacios naturales abiertos hacia la sierra y el mar. Los apasionados del golf tienen una parada obligada en esta localidad en la que se concentran hasta 16 campos. Recorremos los hoyos más emblemáticos de cinco de los clubes de reconocido prestigio internacional, capaces de satisfacer las preferencias de todo tipo de clientes.

Los Naranjos: Un hoyo de postal

En el corazón del Valle del Golf se ubica Los Naranjos Golf Club, que desde su inauguración en 1977 ha albergado varios eventos importantes y está clasificado como uno de los mejores de España. Robert Trent Jones trazó un campo de campeonato, de diseño clásico, con largas y anchas calles y greenes, perfecto para celebrar torneos internacionales, así como para golfistas de nivel medio.

Según el director del club, Julián Romaguera, el hoyo 18 es el más emblemático, un par cinco de 480 metros desde las marcas amarillas y 497 metros desde la de los profesionales, que ofrece al jugador una salida exigente con un ligero dogleg hacia la izquierda. El green está bien protegido por tres lagos conectados frontalmente y un bunker a la izquierda, también a ambos lados se encuentran un lago y un fuera de límites.

El 18 de Los Naranjos es probablemente uno de los hoyos más fotografiados de la Costa del Sol, un hoyo de postal por su hermosa vista desde la calle hacia la casa club y desde esta hacia su green, de forma especial cuando atardece en verano.

Aloha Golf: a los pies del Pico de La Concha

El Aloha Golf Club es uno de los clubes pioneros en la Costa del Sol, que ha sabido combinar tradición y renovación. Situado en el Valle del Golf junto a Puerto Banús, ha sido sede del Open de Andalucía en tres ocasiones. Fue diseñado por Javier Arana, cuyo sello no sólo quedó reflejado en el espléndido recorrido, sino que suya también fue la elección del tipo de árboles y plantas que poblarían el campo.

La belleza del entorno hace de la práctica del golf una verdadera delicia en sus 18 hoyos, destacando el número 8, denominado Peñablanca. Es un par tres de 178 metros desde banderas blancas y 159 metros desde amarillas. El único hoyo sin bunkers, donde la máxima dificultad es la fuerte caída del green hacia la derecha.

Tiene unas maravillosas vistas al mar Mediterráneo y se encuentra a los pies del Pico de la Concha de Sierra Blanca, la montaña que aparece en el logo de Aloha Golf Club.

El ‘Amen Corner’ de Santa Clara

Ubicado en un terreno montañoso que respeta el entorno natural de fauna y vegetación autóctonas de la zona, Santa Clara Golf es un campo de 18 hoyos par 71 que lleva la firma de Enrique Canales Busquets. Para el gerente del club, Ignacio Apolinario, la ‘joya de la corona’ es el hoyo 14, un par cinco, hándicap 1 y el más largo del recorrido con 524 metros. Tiene un diseño ortodoxo y perfecto, siendo el preferido por los profesionales del circuito, que pueden jugar en un espacio sin casas alrededor.

La calle se estrecha en el segundo golpe, en la parte izquierda un arroyo hace que sea más complicado de jugar y en el costado derecho hay un bosque de árboles, mientras que cuenta con un green grande protegido por bunkers. Junto a los hoyos 12 (un par cuatro de 400 metros cuesta abajo, en el que se puede observar la bahía de Estepona y Gibraltar desde el tee) y 13 (un par tres de 182 metros, bien protegido por un lago delante del green) forma el llamado ‘Amen Corner’ de Santa Clara, que emula al Augusta National Golf Club.

Guadalmina: un green en primera línea de playa

Situado en una antigua finca dedicada a la agricultura, el Real Club de Golf Guadalmina es el decano de Marbella y cuenta con dos magníficos recorridos. En el campo Sur, diseñado por Javier Arana, destaca el hoyo 11, que se juega junto a la arena de la playa. Los golfistas realizan un swing mientras disfrutan del sonido del mar rompiendo en la orilla.

Es un par tres espectacular de 160 metros junto al Mediterráneo, con vistas al Peñón de Gibraltar y flanqueado por la desembocadura del río Guadalmina y por el hotel que lleva el mismo nombre. En el recorrido original era el hoyo 1 y tiene un gigantesco bunker natural que forma la playa entre el tee de salida y el amplio green, que cuenta con mucha caída de izquierda a derecha.

Río Real: un hoyo abrazado por el Mediterráneo

La hierba y la arena de la playa también se mezclan en el  hoyo 4 del campo de Río Real Golf, considerado por la Real Federación Española de Golf como campo emblemático y de los mejores de España por su recorrido y singular belleza. Diseñado por Javier Arana y enclavado en un terreno con una pendiente suave que se desliza hacia el mar, ofrece unas magníficas vistas sobre el Mediterráneo.

El hoyo 4 es un espectacular par 4 de 392 metros con quiebro a la izquierda y simbólico por su proximidad al mar, acompañado en su trazado por una arboleda de pinos, palmeras, olivos y cipreses. La caída de bola está protegida con un bunker en cada lateral y con un segundo golpe a un green de tres plataformas, defendido por bunkers en sus costados y parte posterior del mismo.

Fuente: malaga.es